Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede ver nuestra la política de cookies, aquí.
Política de cookies +

Ignacio Garrido: “El Campo 3 de Golf La Moraleja es uno de esos recorridos en los que Nicklaus deja su sello”

(Entrevista publicada en la edición 112 de la revista oficial Golf La Moraleja. Julio 2012)

Ignacio Garrido es un jugador inteligente y un gran estratega en el campo. Le gustan los hoyos que presentan diferentes opciones de juego; los hoyos en los que hay que pensar y tomar decisiones que ayuden a conseguir el mejor resultado. Por eso disfrutó enormemente jugando el Campo 3 de Golf La Moraleja el pasado mes de junio.

Pulse aquí para ver el reportaje gráfico en la revista on line de Golf La Moraleja

 

Acaba de jugar el campo 3 de Golf La Moraleja. ¿Le ha gustado?
Me ha gustado mucho. La verdad es que es raro ver un campo de Nicklaus que no sea bueno; pero éste es un campo hecho con mimo, que tiene mucha personalidad, en el que cada hoyo es diferente. Es uno de esos campos que, cuando los juegas, recuerdas bien cómo es cada uno de los hoyos, porque cada uno de ellos tiene su propia identidad. Y una cosa más: está muy bien construido, y eso se nota nada más pisarlo.


¿Le ha parecido divertido?
Es fundamental ofrecer diferentes posibilidades de encarar un hoyo para que el jugador se divierta, para hacerle pensar, y eso está logrado; pero también porque tiene en cuenta otros factores que van a hacerlo distinto en cada momento, como por ejemplo, el viento. En eso Nicklaus es un maestro.


En la descripción de los hoyos usted da mucha importancia al hecho de que se puedan jugar de distintas formas, en una palabra, a la estrategia.
Sí, para mí es muy importante y en este campo es un elemento fundamental. Me gustan mucho los campos y los hoyos así, porque te permiten tomar diferentes decisiones y que cada una de ellas esté asociada a una serie de riesgos y de beneficios.


¿En su opinión premia a algún tipo de jugador en concreto?
Bueno, si se juega todo el tiempo conservador, va a ser difícil hacer birdies. Si además se falla alguno de esos golpes conservadores, el jugador no va a tener oportunidad de recuperar y va a jugar un campo mucho más largo de lo que es. Por ejemplo, en el caso de los dog-legs, si se juegan sin arriesgar, convierten el siguiente golpe en un golpe muy largo y, como consecuencia, el campo se alargará. De hecho, probablemente podremos escuchar opiniones muy dispares sobre la longitud del recorrido. El que haya jugado de forma más segura, habrá alargado algunos hoyos hasta 30 o 40 metros.


En realidad, eso es una ventaja, porque cada cual puede elegir la forma de encarar los hoyos dependiendo de su hándicap o de la distancia y seguridad que tenga con el drive…
Claro. Muchas veces el amateur no se da cuenta; pero ahí está el trabajo del diseñador. Es él el que consigue hacer que un hoyo se pueda jugar de forma sencilla y que parezca fácil, pero que luego esa forma de jugar no sea rentable.


¿Piensa que es un buen recorrido para una competición importante?
Sin duda. Evidentemente, se estrecharían las calles, los greenes estarían más firmes y esconderían las banderas. Y es también un campo divertido y versátil para los jugadores amateurs.


Mientras jugaba, ha aludido varias veces a los posibles espectadores. ¿cree que es un buen campo para disfrutar un torneo como espectador?
Muy bueno, porque da mucho juego. Como he comentado, hay un montón de variantes en muchos hoyos, con lo cual, el espectador se puede encontrar con tres profesionales jugando el hoyo de tres maneras diferentes y eso es un poco lo que quieres como espectador, que no sea todo repetitivo.


¿Alguna otra característica propia de los diseños de Nicklaus?
Muchas. Hemos hablado de la estrategia; pero también es muy “Nicklaus” la utilización de los bunkers. En todos sus diseños hay muchos; pero no están puestos porque sí. Todos juegan su papel. En este campo, por ejemplo, y en especial en los pares 5, que son los que exigen una mayor precisión con el driver, los bunkers están muy bien puestos para defender la línea agresiva. Otra característica es que, en algunas ocasiones, favorece mucho el power-fade o el equilibrio, del que también hemos hablado, entre riesgo y recompensa: cuanto más arriesgado sea el golpe, más beneficio obtendrás… Si te sale bien, claro.

¿Podría hacernos una valoración global del recorrido?
Sí. Por supuesto. Es uno de esos campos en los que Nicklaus deja su sello. Se podría decir que no tiene desperdicio. Es un campo muy variado, que obliga al jugador a dominar todos los palos de la bolsa y todos los tipos de golpe. Creo que es muy agradable de jugar para el aficionado. No es de esos campos en los que es un horror jugar y que sólo es para los profesionales; sino que lo puedes preparar para competición, covirtiéndolo en un test de golf muy bueno y, al mismo tiempo, conseguir que un amateur se divierta. Creo que el objetivo está más que conseguido.

Hoy ha hecho un recorrido fantástico, ¿contento con su juego en general?
Sí. La verdad es que sí. Ha sido un año duro y complicado, porque he tenido un par de lesiones que me han hecho estar bastante fastidiado. Afortunadamente, parece que ya han remitido los problemas. Y el juego está bastante bien, la verdad.

Empieza ahora la parte quizá más importante de la temporada
Sí. Para nosotros estos meses de verano son realmente decisivos. Estoy con muchas ganas y con ilusión de afrontar esta etapa; aunque en el golf, nunca se sabe…

Nos gustaría que nos comentara cómo ve la situación del golf español en este momento
Yo creo que estamos en un momento fantástico. No creo que haya habido muchas veces en la historia que en un año de Ryder Cup tengamos cuatro o cinco jugadores con verdaderas opciones de entrar en el equipo.

Y además, jugadores nuevos...
Sí. No estamos hablando de Olazábal, Jiménez, o yo mismo. Son jugadores que no han estado nunca, salvo Sergio, que ya ha jugado la Ryder… Jugadores como Rafa Cabrera, Álvaro Quirós, Gonzalo Fernández Castaño, Pablo Larrazábal. Gente relativamente nueva en este tipo de competiciones y que lo están dando todo y lo están haciendo muy bien.

Así que el futuro de nuestro golf parece prometedor
No es que el futuro sea bueno, es que el presente ya es muy bueno. Raro es el torneo en que no tenemos a un español luchando por los primeros puestos y eso tiene que ser una alegría, claro.


© www.atodaplana.es / Autora: Emilia Marcos / atodaplanaComunicación / Julio de 2012